Cl√°sicos de Siempre: An√°lisis de Double Indemnity, de Billy Wilder

an√°lisis de double indemnity

‚ėÖ‚ėÖ‚ėÖ‚ėÖ‚ėÖ

An√°lisis de Double Indemnity

Hoy en nuestra secci√≥n de ¬ęCl√°sicos de Siempre¬Ľ, los dejamos con nuestro an√°lisis de Double Indemnity. Una inigualble obra maestra del director austriaco Billy Wilder.

Lo bueno de los cl√°sicos inmortales, es que siempre hay jugo que exprimir, y en este caso no es la excepci√≥n. Double Indemnity, conocida como Perdici√≥n en Espa√Īa y Pacto de Sangre en Latinoam√©rica, es una pel√≠cula capital dentro del g√©nero, tanto as√≠ que normalmente se le considera como el molde esencial sobre el cual se basa todo el cine negro desde entonces.

Estaremos todos de acuerdo en que a menudo se suele citar a El Halc√≥n Malt√©s, de John Houston, como la primera pel√≠cula de cine negro, estrenada en 1941, e incluso algunos optan por mencionar a El Desconocido del Tercer Piso, de Boris Ingster, como la aut√©ntica pionera (estrenada un a√Īo antes que la opera prima de Houston). A√ļn con esto, Billy Wilder, imprime en su Pacto de sangre tal personalidad, e ingredientes narrativos tan fascinantes, que desde su estreno en 1944 se tuvo como el modelo est√°ndar predominante del cine negro cl√°sico, y del film noir moderno, ya lo sabr√° Lawrence Kasdan con su Fuego en el Cuerpo, de 1981.

Con todo y pese a ello, Double Indemnity, que adapta la novela hom√≥nima de James M. Cain, no estuvo libre de quilombo. Charles Brackett, habitual co-guionista de Wilder, rechaz√≥ trabajar con el relato de Cain y Wilder se vio forzado a buscar quien le supliera en la labor de adaptar la novela. El trabajo qued√≥ finalmente para Raymond Chandler, otro grande de la literatura quien tampoco miraba con buenos ojos la obra de Cain. Chandler no ten√≠a experiencia en guiones y no es ning√ļn secreto que Wilder y Chandler tuevieron mucho m√°s que discrepancias a la hora de tomar el papel y el l√°piz. A√ļn con todo el resultado fue uno de los mejores guiones de la historia del cine.

an√°lisis de double indemnity

Aqu√≠ vemos a la se√Īora Dietrichson a sus anchas, como invitando a Walter a sentarse a su lado, como ¬ęcomplice¬Ľ. Mientras √©l est√° inc√≥mdo en el antebrazo.

La pel√≠cula nos cuenta la historia del vendedor de seguros Walter Neff (Fred MacMurray) y la intrigante se√Īora Phyllis Dietrichson (Barbara Stanwyck), quienes luego de enrollarse amorosamente, deciden asesinar al esposo de √©sta con el fin de quedarse √°mbos con el dinero de la p√≥liza de seguros. Un relato tr√°jico y siniestro que si bien adapta el relato original de James M. Cain, √©ste a su vez se basa en un crimen real, ocurrido en Nueva York en 1927, ocho a√Īos antes de publicar su novela en 1935.

Varios relatos de Cain fueron llevados a la pantalla grande. Curiosamente su trabajo m√°s c√©lebre, El Cartero Siempre Llama Dos Veces (escrito un a√Īo antes que Double Indemnity) ya nos contaba esencialmente la misma historia, y fue traducida al cine por nada menos que Luchino Visconti, bajo el t√≠tulo de Ossessione (1943), pieza clave del neorealismo italiano. En un comienzo el cl√°sico de Visconti fue prohibido por el r√©gimen fascista italiano, hasta que el mism√≠simo Benito Mussolini facult√≥ su proyecci√≥n, aunque con serias restricciones. Todo esto favoreci√≥ la pel√≠cula de Wilder a riesgo de ser tomada como un refrito de la cinta italiana.

Con la película de Wilder se nos plantea otro modo de desenvolver la intriga. Ya en los créditos iniciales se ve la silueta de un hombre caminando con unas muletas en dirección a la cámara (algo que no ocurre hasta mitad de película). Una vez entramos en la película como tal vemos al personaje de Fred MacMurray confesando el crimen en un dictáfono, dándonos una de las líneas más memorables del cine negro:

S√≠, yo lo mat√©. Lo mat√© por dinero y por una mujer. No obtuve el dinero y tampoco la mujer, estupendo ¬Ņno?

Ya con estas sintomáticas líneas (nada más arrancar la cinta), Wilder subraya el espíritu trágico y fracasado del personaje de MacMurray, con ese mustio halo de perdedor y patetismo típico en los protagonistas del género.

As√≠ mismo la presentaci√≥n del personaje de la se√Īora Dietrichson, bajando las escaleras mientras la c√°mara sigue sus piernas. Desde su aparici√≥n se nos presenta con una personalidad enigm√°tica, sensual y siniestra, que Barbara Stanwyck re√ļne a la perfecci√≥n, personificando todos los elementos claves de la m√≠tica femme fatale, figura esencial dentro del cine negro cl√°sico estadounidense.

an√°lisis de double indemnity

Edward G. Robinson como Barton Keyes.

Si bien MacMurray y Stanwyck están brillantes, la cereza del pastel se la pone Edward G. Robinson en su papel de Barton Keyes. Un mordaz investigador de la empresa, quien con un singular sexto sentido se dedica a desbaratar posibles fraudes, cuando alguno de sus clientes decide cobrar alguna póliza.

El personaje de Edward G. Robinson es clave. Se presenta como un amigo y a su vez mentor del desventurado Walter Neff. Ingenioso y sabelotodo de las estad√≠sticas, Barton Keyes representa el principal obst√°culo de la pareja de tortolitos empecinados en estafar a la compa√Ī√≠a. Pero Barton no est√° s√≥lo, est√° junto a su ¬ęenanito¬Ľ, como √©l le llama, una curiosa sensaci√≥n en la boca del est√≥mago que le avisa cuando algo huele mal. Los momentos en que alude a ese ¬ęenanito¬Ľ son verdaderamente brillantes.

El reparto lo completa una joven Jean Heather en el papel de Lola Dietrichson, hija de la primera se√Īora Dietrichson. Personaje que de alguna manera act√ļa como conciencia de Walter Neff, y a trav√©s del cual nos enteramos de que hay m√°s capas detr√°s de la misteriosa se√Īora Dietrichson. Un personaje crucial que har√° cavilar m√°s de lo esperado a un abrumado Walter Neff y propone un giro determinante en el devenir de la historia. Una prometedora actriz que desgraciadamente vio su carrera truncada demasiado luego, debido a un accidente automovil√≠stico a finales de 1947 que da√Ī√≥ su rostro.

an√°lisis de double indemnity

Aquí vemos a Jean Heather, quien funciona como la conciencia de Walter.

Con Pacto de sangre Billy Wilder hace escuela. Ya no sólo por trabajar hábilmente todos los estilemas propios del género (que ya con eso nos valdría) sino que además Billy Wilder en esta película nos propone elementos narrativos que no todos los directores/guonistas han sabido tratar de un modo eficaz, por ejemplo la voz en off.

El uso de la voz en off es un aditamento narrativo de cuidado, muchas películas han visto gastada su calidad narrativa por un malogrado uso de este recurso, un ejemplo de ello es la primera versión de Blade Runner (1982) de Ridley Scott (que además es cine negro y deudora de Wilder).

En el caso de la mentada pel√≠cula de Scott, a riesgo de sonar muy elevado el discurso de la pel√≠cula, la producci√≥n incluy√≥ una voz en off grabada por el propio Harrison Ford que acompa√Īaba al personaje de Decard con reflexiones y explicaciones que, lejos de conducir y avanzar la trama, la volv√≠a redundante y cansina. Algo que Scott corregir√≠a a√Īos m√°s tarde amputando la voz en off en su corte del director.

La voz en off es f√ļtil si nos cuenta algo que ya estamos viendo en pantalla. Esta pel√≠cula es un buen ejemplo de c√≥mo utilizar la voz en off. Por ejemplo, cuando Walter Neff entra en la casa de la se√Īor Dietrichson y observa las fotograf√≠as, ah√≠ nos enteramos que antes ya hab√≠a tenido otro matrimonio y que el personaje de Lola no es hija de la actual se√Īora Dietrichson, sino de su anterior esposa. Tan solo en esta escena, en los primeros minutos, Wilder envuelve al espectador en un contexto informativo clave para que la trama avance con un ritmo m√°s √°gil.

Para cerrar nuestro an√°lisi de Double Indemnity, decir que la pel√≠cula no s√≥lo resulta ser una obra maestra del cine negro, sino un ejemplo absoluto de lo que es un cl√°sico. Es un intrigante relato sobre la manipulaci√≥n, la ca√≠da moral (la perdici√≥n), la codicia, la traici√≥n y los enga√Īos, pero tambi√©n sobre la amistad y consciencia √©tica. Una pel√≠cula con personalidad, con un reparto s√≥lido y un guion que perfectamente podr√≠a haber ganado el √ďscar ese a√Īo, pero no lo gan√≥. Para m√≠ una pel√≠cula de 5 estrellas, que merece ser revisionada una y otra vez, siempre ser√° un nuevo regalo.

Lo que sigue contiene spoilers…

Anecdotario:

Inicialmente, el personaje Walter Neff se llamaría Walter Ness. Billy Wilder se enteró que efectivamente existía un vendedor de seguros llamado Walter Ness, que vivía en Beverly Hills. Para evitar cargos de difamación, Wilder decidió cambiar el apellido del personaje.

En el relato original de James M. Cain los protagonistas se sal√≠an con la suya, no eran castigados por la ley aunque al final terminaban suicidandose. La censura de la √©poca se fue en picada haciendo notar que adem√°s manten√≠an una relaci√≥n ad√ļltera, considerada inmoral.‚Äč Chandler y Wilder optaron por cambiar el final en su guion, haciendo que Walter muriese ejecutado en la c√°mara de gas de la prisi√≥n de San Quint√≠n, sin embargo este final tambi√©n fue eliminado porque ¬Ņqui√©n querr√≠a ver a Fred MacMurray muriendo en la c√°mara de gas? Un poco macabro ¬Ņno?

an√°lisis de double indemnity

La cl√°sica escena de ¬ęla puerta imposible¬Ľ.

El juego que se traen el personaje de Walter Neff y Barton Keyes con las cerillas es sencillamente brillante. Durante toda la pel√≠cula es Walter quien siempre enciende el abano de Barton, quien nunca anda con cerillas, mientras que en la √ļltima escena, cuando Walter, herido de bala, se desploma antes de llegar al ascensor pretendiendo huir, es Barton quien le enciende el cigarrillo. Una resoluci√≥n de guion perfecta.

Quisiera terminar con una pregunta… ¬ŅPor qu√© la se√Īora Phyllis Dietrichson no hizo el segundo disparo? ¬ŅPor qu√© no mat√≥ a Walter? Tal vez siempre nos quedaremos con la duda…

OTROS EST√ĀN LEYENDO…

MoeRocola Radio Online retro